Consejos para un viaje a Dubrovnik


Un viaje a Dubrovnik, también llamada Ragusa o Ragusi, es decir una ciudad fortificada en Croacia cuyo nombre significa «el acantilado». De hecho, está ubicada en un pequeño acantilado con vistas al mar Adriático y fue fundada por personas del sur de los Balcanes que huían de la persecución. A lo largo de los siglos, ha conservado su arquitectura y tradiciones medievales. Hoy es uno de los lugares turísticos de verano más bellos de Europa. Aunque no está lejos de Venecia, su clima es casi tropical lo que lo convierte en un pequeño paraíso diferente.

Cuando hacer un viaje a Dubrovnik

Cada temporada es genial para ir a Dubrovnik. Aunque el invierno es muy lluvioso, las temperaturas nunca bajan de los 15 ° C. La primavera, el verano y el otoño son las mejores épocas para disfrutar de la ciudad y sus alrededores, incluidas las playas. El mes más frío es enero.

Como llegar a  Dubrovnik

La ciudad de Dubrovnik tiene un aeropuerto donde, especialmente en verano, aterrizan la mayoría de los vuelos chárter de Europa. El aeropuerto de Dubrovnik-Cilipi se inauguró por primera vez en 1936, a 19 km al sur de la ciudad. Está bien conectado con el centro de la ciudad mediante líneas de autobús, taxis y traslados privados. El avión es la mejor manera de llegar si haces un viaje a Dubrovnik. En efecto no hay tren, aqui, y solo una calle (Adriatica) para conectarla con el resto del país. El hermoso puerto de Dubrovnik también recibe a los pasajeros de cruceros todos los veranos.

Como moverse

Dubrovnik es  suficientemente pequeña para explorarla a pie. Puedes caminar por sus calles estrechas, sus bonitas plazas y admirar los monumentos mientras pasas de un lugar a otro. Una forma rápida de moverse dentro y fuera de la ciudad son los autobuses locales, especialmente las líneas de autobuses Libertas.

Que ver durante su viaje a Dubrovnik

Los museos son el principal atractivo de esta hermosa ciudad. Hay muchos – museo naval, museo arqueológico, historia, fotografía … – pero el más importante y el más valioso es el museo religioso, que conserva el tesoro de la catedral. Además de los museos, debes ver la Catedral de Santa María, San Blas, el Palacio de los Rectores (arquitectura típica veneciana), la torre del reloj, la calle Stradun, murallas medievales.
No se pierda las hermosas playas: Banje y Sveti Jacov, cerca del centro de la ciudad; Babin Kuk también llamada «Copacabana», un paraíso salvaje entre rocas blancas; las playas de islas como Lopud, Lokrum y las numerosas playas de la península de Lapad.